Información sobre círculos/Talleres

Por favor, rellena los siguientes campos para enviarte la información que te interesa:

Círculos de Mujeres

Hay una pacífica revolución en marcha, un movimiento espiritual de la Mujer que es difícil de percibir a simple vista. A través de los círculos de mujeres, de mujeres con capacidad sanadora ¿podría dar la cultura un vuelco?  - Jean Shinoda Bolen

Mientras más mujeres circulando hagamos un cambio en nuestros úteros y corazones, podremos llamar al cambio de consciencia que la humanidad necesita, y así, confirmar, el millonésimo Círculo…! 
"El millonésimo círculo" Jean Shinoda Bolen

 


¿Que es un Círculo de Mujeres?

Un círculo de mujeres es un espacio de comunión (común-unión) de Mujeres. Es un espacio sagrado de sanación y celebración. Los Círculos de mujeres son el antídoto del patriarcado. En los círculos de mujeres silenciosamente se nutre y fortalece el despertar femenino. Las mujeres sanamos y crecemos, y sanamos a nuestros hombres y a nuestra familia. Y Juntos sanamos a la Humanidad.

 

¿Porque?
Las mujeres nos hemos reunido por miles de años. Simplemente a platicar, compartir y apoyarnos. Hoy las mujeres buscamos ese espacio a través del los Círculos de Mujeres, alejadas de los ruidos de la vida diaria, la competencia y las pláticas vacías.

Nos reunimos para reconocernos, acompañarnos y nutrir nuestra femineidad. El Círculo representa la equidad, la fluidez y la claridad. En círculo todas nos vemos a los ojos, no hay arriba ni abajo. El Círculo contiene y como el gran grial alquímico, transmuta.

 

¿Quienes pueden asistir?

Toda mujer puede iniciar o unirse a un círculo! Si sientes la inquietud o curiosidad y escuchas el llamado, hazlo! Mujeres de todas las edades pueden ser parte de un círculo, esto enriquece aún mas la experiencia. Niñas también son bienvenidas acompañadas de su mamá.

Hay circulos especiales para celebrar la menarquia o para la bienvenida de un bebé que está por nacer... Esto es un saber antiguo que renace con fuerza hoy en dia en donde nos sentimos más desencajadas en nuestros cuerpos de mujeres, viviendo una vida que nos fuerza a lo masculino, lineal, estable.. escindiendonos de nuestra naturaleza cíclica, variable, intensa!